Adultos

Barbate, un entorno para disfrutar del Pasado, Presente y Futuro

Desde la prehistoria todo asentamiento en Barbate se ha vinculado al mar. Su gran riqueza marina, auspiciada por el río que da nombre a la ciudad, ha posibilitado la estancia en estos lugares de gentes desde los tiempos más remotos.

Históricamente, se atribuyen a  los fenicios las primeras explotaciones de nuestros recursos de forma organizada. Fueron ellos los que implantaron en nuestras costas el sistema de la almadraba, introduciendo al antiguo Barbate en el llamado Circuito del Estrecho.

Los cartagineses, parientes de sus antecesores fenicios, tomaron el relevo, y a partir de entonces, allá por  el siglo V a. C., los griegos de Atenas comienzan a mencionar el ‘garum’, un manjar procedente del litoral gaditano. Se trataba de una especie de salsa elaborada a partir de atún, morena y caballa.

¿Cuándo y dónde aparece el asentamiento feno-púnico en Barbate? No lo sabemos.

Ningún yacimiento arqueológico ha mostrado hasta ahora de forma clara la presencia de los fenicios en esta zona, no obstante, los restos de ánforas encontradas en las inmediaciones del río Barbate, vía supuesta de introducción y extracción de mercancías, pudiera servir como prueba.

Es posible que la ocupación púnica o indígena-púnica se haya efectuado de forma análoga a Bolonia, es decir, que haya existido un asentamiento en algún lugar alto próximo a la ensenada de Barbate previo a la llegada de los romanos. Lo cierto es que el nombre de Baessipo, con el cual se conoció a Barbate en la antigüedad, es anterior a Roma, muy probablemente su origen parece ser celta.

En la época romana, todas las ciudades de la Bética, Andalucía Occidental, disfrutaron de un largo periodo de esplendor debido a dos circunstancias fundamentalmente: la seguridad impuesta por el imperio, Pax Romana; y la ampliación de los mercados con las posibilidades que de ello se derivaban para una economía de producción a lo largo de las costas del Estrecho de Gibraltar.

Son numerosos los vestigios de la antigua Baesippo que han podido constatarse: un supuesto templo dedicado al dios Mitra pudo haberse ubicado donde hoy se halla la Casa de la Cultura. Sus restos aparecieron en la década de los 60 y jamás se realizó una excavación que despejase las dudas; la necrópolis de Barbate es conocida al menos desde el siglo XIX y, por su extensión, debía responder a un asentamiento importante; en cuanto a la vinculación de Barbate a la economía pesquera, recientemente se han realizado unas excavaciones de una factoría de salazones en el casco antiguo, las cuales vienen a demostrar científicamente lo ya conocido o supuesto por fuentes escritas u orales.

Con la caída del Imperio Romano vuelve la inseguridad a las costas, y se pierden –como queda dicho- los mercados tradicionales, al tiempo que se producen dos hechos de importancia en los siglos posteriores: el triunfo del Cristianismo sobre las religiones paganas y la condición del predominio del mundo rural sobre el urbano. Ambos se van a hacer patentes en Barbate con la fundación de varias ermitas, entre las que destaca la de San Paulino (actual ubicación de la Casa de la Cultura de Barbate); la de San Ambrosio (la cual todavía conserva parte de su primitiva estructura) y la de La Oliva (a 5 kilómetros de Barbate, ya en el término de Vejer, la cual conserva restos de su fundación).

Los avatares de la Reconquista convertirán esta zona en línea fronteriza, despoblada hasta el punto que Alfonso XI a mediados del XIV, establece el perdón a los homicidas que vengan con armas a Tarifa un año y un día. Parecida suerte debieron de tener nuestras almadrabas, pues en poco tiempo adquirieron fama por la baja ralea de su gente. Asimismo, las tierras conocidas como ‘Hazas de la Suerte’ formaron parte de aquellos incentivos que concedieron los reyes en su deseo de proteger la frontera y repoblar la zona.

Un dato relevante es que durante la larga guerra contra los árabes tiene su origen la Casa Ducal de Medina Sidonia, que extenderá sus dominios por toda la comarca y explotará las almadrabas.

Expulsados definitivamente de España los seguidores de Mahoma, la inseguridad en las costas se acentúa. Es por ello que, durante el siglo XVI, para proteger la entrada a Barbate se erigió junto al río, el Castillo de Santiago. Con este mismo fin, Felipe II ordeno levantar una serie de torres-vigía a lo largo de todo el litoral español. De esas torres, la del Tajo, Meca y Camarinal se encuentran en los alrededores de Barbate.

A finales del siglo XVIII llega a Barbate un maltés llamado Pablo Mallía, primero de los sucesivos inmigrantes que irán conformando el carácter del pueblo, según recoge una tradición que ha pasado de padres a hijos, y que viene refrendada por la existencia de numerosos testimonios documentales.

En los inicios del siglo XIX un acontecimiento bélico convierte a Barbate en el centro de atención de la política nacional. La armada española, aliada del ejército francés, sufrió una terrible derrota el 21 de octubre de 1805 frente a la escuadra inglesa dirigida por el vicealmirante Horatio Nelson.

La batalla, que tuvo como escenario las aguas de Los Caños de Meca, frente al Cabo Trafalgar, tomó de éste el nombre y ha pasado a ser conocida como uno de los episodios más desdichados de la historia naval española.

Durante todo el siglo XIX la localidad de Barbate pasa por ser una pequeña y humilde aldea, con unos escasos 50 habitantes, de la que apenas queda constancia.

A finales de este mismo siglo, la explotación de las almadrabas por la familia Romeu, supone el gran revulsivo que la economía local necesitaba, multiplicándose la población por veinte en poco tiempo.

A principios del XX, la gran actividad pesquera desplegada por la villa en las costas norteafricanas, merced al protectorado español ejercido en Marruecos y a la introducción del motor en los barcos de vela, lleva a un apogeo económico y social sin precedentes que convierte a Barbate en el segundo puerto pesquero de España por volumen de capturas, superando en población al municipio matriz de Vejer por vez primera en su historia. De esta época han quedado en la memoria colectiva personajes como Serafin Romeu, el escritor Miranda de Sardi, el empresario Aniceto Ramírez o el farmacéutico Tato Anglada. Ellos promovieron la salida a la luz pública de tres diarios: El Heraldo de Barbate, La Independencia de Barbate y El Destello. Todos lograron concienciar a una gran parte de la población de la necesidad de independizarse del municipio matriz de Vejer. Esta desvinculación se produjo en 1938 y Agustín Varo Varo sería el primer alcalde pedáneo de Barbate.

En plena vitalidad económica y demográfica se inaugura el nuevo puerto pesquero (1961), logro empañado pocos años después por las medidas restrictivas marroquíes en relación con los caladeros tradicionales de Barbate. El crecimiento poblacional, acelerado desde la independencia, tocó techo en la década de los 60, llegando a contabilizarse –fuera de censo- a unos 25.000 habitantes. El sector turístico, en principio minusvalorado, fue adquiriendo importancia a la vez que entraba en declive el pesquero, precisamente cuando el consumo de pescado alcanzaba en España cotas inusitadas y había ya que importarlo de otros países.

Coincidiendo con el ocaso del siglo XX se producen los  acontecimientos más relevantes en la vida de Barbate en estas últimas décadas: La expropiación de la Sierra del Retín, incluyendo las Hazas de la Suerte, por el Ministerio de Defensa en 1982;  la declaración como Parque Natural de los Montes de la Breña, el acantilado y las marismas por del Parlamento Andaluz en 1988, y el fin de los convenios pesqueros con Marruecos.

Hoy día, Barbate es un encantador pueblo marinero que desarrolla la industria del turismo de la mano de la pesquera. Ambas actividades se enriquecen con la sinergia que este hermanamiento provoca. Si a ello unimos la incomparable belleza del entorno, la amabilidad del clima y la simpatía y afabilidad de sus gentes, podemos concluir que en Barbate se encuentra uno como en el paraíso.

Ofertas

  • Oferta julio 2015

    Este verano ya no tienes excusas para quedarte sin venir a la playa porque Hotel Nuro te lo pone muy pero que muy fácil: habitación doble superior con un 10% de descuento! Disfruta de la máxima calidad al mejor precio. Esta promoción especial es válida para reservas de lunes a viernes durante el mes de julio del 2015. Te esperamos!

  • Oferta 3×2

    Aprovecha nuestra oferta 3×2 y alójate en nuestro hotel. Paga dos noches y te regalamos la tercera! Oferta válida de domingo a jueves.